Saliendo de la obesidad – El inicio del camino (Parte 2 / 2)

– Esta entrada es continuación de Saliendo de la obesidad – El inicio del camino (Parte 1 / 2)

LO QUE HE APRENDIDO.

Antes de empezar os recuerdo que estas conclusiones que he sacado son las mías, no pretendo tener razón ni en todo ni en parte. Además, las que pudieran ser válidas para mí, no lo serán para otros, cada uno es diferente, y por supuesto que un problema de obesidad o sobrepeso puede tener distintos causales. En cualquier caso, paso a exponerlo, ya que puede ser de utilidad para alguien, y os aseguro que a mis 40 años, las cosas que he aprendido han sido toda una revelación para mi.

En mi caso, he aprendido que comía mas de lo debido, que comiendo entre una tercera parte y un sexto de lo que comía, puedo vivir sin pasar hambre. Significa que el resto iba a parar (tras mayor o menor proceso) a la lorza. Así de fácil. Por supuesto que un bocata de panceta te “hará engordar” más que un sandwich de jamon york con vegetal. No lo discuto. Pero eso ya lo sabía, y no por eso había logrado vencer mi problema. Ahora a lo que aspiro es a convertirme en una persona sin obesidad (de ser posible, con 95cm de cintura) y poder comerme un bocata de lomo con queso, con una lata de gaseosa normal, cuando toque. Es que una cosa no va reñida con la otra.

Lo que no puedes hacer (ni debieras haber hecho nunca) es comerte un plato y medio (de los hondos) de cocido, para almorzar, ni un plato completo de fetuccini alfredo mas un filet mignon, con media barra de pan, bebida y postre para cenar. Salvo en metabolismos privilegiados, o persona que desarrolle una actividad física extraordinaria, las cuentas no salen. Lo que entra por lo que sale. De lo contrario es imposible. Y esto no es por el tiempo que dure “la dieta”, siento que esto cuando lo aprendes es para el resto de tu vida.

SITUACION ACTUAL

En seis meses, he pasado de 139kg y un IMC de 42.43 (OBESIDAD TIPO III), a 113kg y un IMC de 34.49 (OBESIDAD TIPO I). 26 kilos menos y bajar dos niveles de obesidad me avalan a escribir este post. Acabo de pasar mi “revisión” de los 6 meses, el médico prácticamente solo me dijo “vas bien, sigue así, te veo dentro de seis meses”.

Visto así, friamente, dices: “joé, no creo que haga falta estudiar 8 años para decir eso, eso me lo hubiera dicho cualquiera”, pero fijándome un poco más, también me dijo otra cosa: “el objetivo es llegara 95cm de cintura (máximo 98).” Contando con que ahora tengo 114, son casi 20cm que debo reducir. Bien es sabido por todos que el perímetro abdominal es un indicador del riesgo cardiovascular, así que todo sea por la causa.

COMO AFRONTO ESTA SEGUNDA ETAPA

La nutricionista ya me lo advirtió, que tenia que combinar la dieta con ejercicio. Así que ahora ya hemos aprendido los hábitos alimenticios que nos favorecen, y estamos consolidándolos, es hora de introducir una segunda buena práctica, hacer ejercicio regularmente.

Mientras encuentro una mejor forma, vamos a introducir gradualmente entre tres y cinco días de ejercicio a la semana. Empiezo esta semana y la que viene con 6km de running martes, jueves y sábado. Eso si, con “walk breaks”, como dice Jeff Galloway. Próximamente compartiré con vosotros el calendario de entrenamiento.

Creo que el entrenamiento es clave para adquirir cualquier habilidad, así que allá por octubre o noviembre me inscribiré a algún 10k, a ver que pasa. Recordemos, este no es el objetivo, el objetivo es salir de la obesidad. El ejercicio físico solo es una herramienta, pero si (por ejemplo) en un año bajas 40kg de peso, y pasas de no poder echar una carrera con tus hijos en el parque, a poder terminar un 10k, te da que pensar que estás haciendo algo bien. ¿O no?


¿Quieres comentar algo? Tus comentarios son bienvenidos, puedes hacerlo en el formulario “Dejar un comentario” en la parte inferior de este post.

¿Quieres publicar algo interesante? Contacta conmigo y estaré encantado de que colaboremos.

Deja un comentario